Cuando la anemia se presenta en los primeros meses y años de vida, puede alterar el desarrollo psicomotor y de inteligencia del niño, con consecuencias a largo plazo. Para identificar si el niño puede estar padeciendo la enfermedad, los padres deben estar muy atentos a cambios en su comportamiento muy marcados de los 12 a 24 meses, cuando el desarrollo es más marcado, y el bebé es dinámico y aprende rápidamente. Para ver el texto completo haga click aquí

Participación del Dr. Wilson Daza

Información publicada en http://www.abcdelbebe.com