Consejos de salud y nutrición

Basado de http://www.hacerfamilia.com/educacion/debes-dejar-sobreproteger-hijos-ensenarles-enfrentarse-vida-20170113083845.html

En la educación de los hij@s es importante:
 
gastropediatra-colombia-bogota-Darles responsabilidades, acorde con su edad. Por ejemplo, a los 2 - 3 años deben comer solos (haciendo parte de la mesa familiar) y pueden empezar a vestirse solos; a los 6 años, deben ser autónomos en su higiene, acostarse a la hora acordada, mantener  ordenados sus juguetes.

-Reprenderlos con amor y comprensión, cuando tienen algún comportamiento inadecuado. Corregirles, enfatizando con tranquilidad pero con firmeza en la conducta inadecuada.
 
-Acompañarlos y orientarlos  en sus tareas....pero no hacérselas. Ayudarles a reconocer sus capacidades...y también, a identificar sus limitaciones.! ..pero...Sin limitarlos.... Explicarles que es normal  equivocarse y que los errores son una fuente importante de aprendizaje.  
 

Estos son algunos aspectos con los que ayudarás a fortalecer a tu hij@, su propia personalidad y autonomía.

 Dra. Juliana Del Rosario García Morales, RIII Pediatría, Universidad El Bosque, Comité Editorial GNP.

Nuestra cultura nos ha transmitido de generación en generación el concepto de que “los jugos de fruta” hacen parte de una dieta saludable y nutritiva. Y la mayoría de padres y cuidadores priorizan el tomar jugos diariamente en la alimentación de sus hij@s.  No obstante, este concepto es erróneo. Cuando ud elije un jugo natural,  en este jugo se concentra la fructosa, es decir, el azúcar natural de toda fruta. Para preparar un jugo Ud. utiliza mayor cantidad de fruta (aprox. 4 ó 5 unidades de  esa fruta) mientras que si la come directamente comerá menor cantidad de fruta (una unidad). Y además,  al preparar el jugo, se pierden otros nutrientes de la fruta como vitaminas y fibra. A nivel del intestino, el exceso de fructosa no se absorbe y pasa al colon (intestino grueso) donde sufre la fermentación por parte de las bacterias, generándose gases y produciendo síntomas molestos como diarrea crónica, flatulencia (gases), distensión (hinchazón de la barriguita) y dolor abdominal.

Pero uno de los impactos más graves del consumo excesivo y crónico de la fructuosa, aunque provenga de alimentos naturales, es la alteración de la salud, en procesos relacionados con obesidad, resistencia a la insulina, formación de placas de colesterol en la sangre, diabetes, hígado graso, todos factores de riesgo para enfermedades del corazón. Por todo lo anterior se aconseja que se coma la fruta como tal, fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, con una concentración de fructosa que es la suficiente para que el organismo pueda “manejar”.

Si quieres leer más sobre el tema, puedes revisar:

1.Bilek M, Rybakowa M. Sugar content in non-alcoholic beverages and dietary recemmendations for children and adolescents. Pediatr Endocrinol Diabetes Metab. 2015;20(4):152-60.

2.Shefferly A, Scharf RJ, DeBoer MD. Longitudinal evaluation of 100% fruit juice consumption on BMI status in 2-5-year-old children. Pediatr Obes. 2015;25. doi: 10.1111/ijpo.12048. [Epub ahead of print]

masquemedicos-images-gastroenterologo

El ejemplo de los padres es esencial. Comer en familia, por lo menos 1 o 2 veces en el día, por ejemplo, compartir desayuno o comida, crea buenos hábitos de alimentación y alienta a los niños a consumir una mayor variedad de alimentos y platos. Para ver el texto completo haga click aquí

Participación de la Dra. Silvana Dadán

Información publicada en http://www.cromos.com.co

Dr. Andrés Enriquez C, Fellow Gastroenterología 1er. año, Comité Editorial GNP

¡La leche materna es lo mejor! Es el alimento exclusivo y con diseño a medida para el bebé. Tiene innumerables ventajas, entre ellas, favorece la formación de una microbiota intestinal saludable, es decir, promueve el mejor equipo de “gérmenes” indispensables para proteger al niño. Lo anterior, obedece a que es “portadora” de Bifidobacterias y Bacteroides, fomentando su colonización directa en el niñ@. Estas bacterias constituyen 60-90% del total de la microbiota. Asimismo, la leche materna lleva el “alimento” especial para este tipo de bacterias benignas, los “oligosacáridos”; convirtiéndose en un verdadero “alimento funcional”, vehículo de “probióticos” y “prebióticos”.

La microbiota intestinal, conocida comúnmente como “flora intestinal” desempeña un rol “clave” para el crecimiento y maduración del bebé, especialmente para el desarrollo de sus defensas (sistema inmune) y para programar” la salud del niñ@, en muchos aspectos, entre ellos la determinación del peso, prevenir alteraciones en la tensión arterial, glicemia (azúcar en la sangre), dislipidemias, entre otras.

Esta es solo una de tantas razones para insistir en la importancia de promover la alimentación con leche materna! Un pilar fundamental para la formación de una microbiota intestinal saludable, que favorece el mejor sistema de defensas, la nutrición y protección contra enfermedades a corto, mediano y largo plazo.

Si quiere leer más al respecto puede consultar,

1.Hall MA, Cole CB, Smith SL et al. Factors influencing the presence of faecal  lactobacilli in early infancy. Arch Dis Child 1990;65:185-8.
2.Jandhyala SM, Talukdar R, Subramanyam C et al. Role of the normal gut microbiota. World J Gastroenterol. 2015; 21(29):8787-8803.
3.Gibson, G., Probert, H., Van Loo, J., Rastall, R. and Roberfroid, M. Dietary modulation of the human colonic microbiota: updating the concept of prebiotics. Nutrition Research Reviews 2004; 17: 259–275.
4.Miñana, V. Oligosacáridos en la leche humana. Acta Pediatrc Esp 2007; 65 (3):129-133.

Cuando la anemia se presenta en los primeros meses y años de vida, puede alterar el desarrollo psicomotor y de inteligencia del niño, con consecuencias a largo plazo. Para identificar si el niño puede estar padeciendo la enfermedad, los padres deben estar muy atentos a cambios en su comportamiento muy marcados de los 12 a 24 meses, cuando el desarrollo es más marcado, y el bebé es dinámico y aprende rápidamente. Para ver el texto completo haga click aquí

Participación del Dr. Wilson Daza

Información publicada en http://www.abcdelbebe.com

Entre los 18 y los 36 meses de edad l@s niñ@s están ocupados descubriendo el mundo y lo que los rodea y concentran sus energías en apropiárselo! Por eso, la alimentación pasa a un segundo plano y esta época se conoce como la edad de la ‘inapetencia aparente’.

De acuerdo con Silvana Dadán, nutrióloga pediatra y profesora asociada de la Universidad El Bosque, los papás comentan que un día el niñ@ come como si fuera su última oportunidad, al siguiente solo recibe el desayuno, al próximo, únicamente recibe el almuerzo y así sucesivamente.

Para ver el texto completo haga click aquí

Participación de la Dra.Silvana Dadán

Información publicada en http://www.abcdelbebe.com