¿CÓMO DARSE CUENTA QUE EL NIÑO LA NECESITA TERAPIA OCUPACIONAL?
Algunos comportamientos observados en los niños y niñas que pueden orientar a los padres sobre la necesidad de intervención por un terapista ocupacional pueden ser:

. En el caso de los bebés, su proceso de desarrollo puede ser más lento comparado con otros niños de su edad, no se sientan, miran o no fijamente a los ojos, lloran incesantemente, no se calman ni alzándolos, no les gusta agarrar objetos con las manos, son selectivos con los alimentos que comen, hay irritabilidad o molestia ante el corte de uñas o cabello, no responden al nombre, se tapan los oídos, respuestas exageradas o extrañas  a ciertos estímulos del ambiente (por ejemplo gritar cuando lo tocan, correr o esconderse cuando escucha un sonido de licuadora, secador).

. En escolares, tienen dificultades para agarrar el lápiz, para hacer trabajos manuales o para las tareas de memoria, para centrar su atención, dificultad para mantenerse sentado cuando se requiere, se mantienen en constante movimiento, presentan fallas a nivel motor fino y grueso (dificultad para imitar, para usar sus dos manos cooperativamente, caminan en puntas, no saltan en un pie, no hacen pases con balón, se arrastran con dificultad, entre otras), olvidan sus objetos personales, no recuerdan qué ni cómo hizo las cosas o no les gusta compartir con sus compañeros.

Para mayor información comuníquese al teléfono 612 3895 o celular 315 239 2542.