De ahí la importancia de fomentar la lactancia desde el  postparto inmediato, promover una  buena alimentación e hidratación de la mamá para mejorar la producción de leche, educar en la técnica de amamantamiento y ofrecer tomas más frecuentes en los primeros días de vida. Con lo anterior, se mejora la producción de leche. Solo en casos de severa hipolactea, que no responda a las medidas anotadas, podría sugerirse el apoyo temporal con una fórmula infantil bajo la prescripción médica.
 
2. Ictericia por leche materna: se presenta generalmente después de la primera semana de vida en bebés alimentados exclusivamente con leche materna. La ictericia es a expensas de la bilirrubina indirecta elevada y generalmente los niveles de bilirrubina total no exceden los 12 mg% de bilirrubina total. La resolución total en todos los lactantes no se hace al mismo tiempo, algunos mejoran de su ictericia rápidamente y otros pueden mantener su ictericia hasta las 12 semanas de vida. A los bebés con ictericia prolongada, es decir, por más de dos semanas, siempre deben descartarse otras causas de ictericia.
    
¿Por qué se produce la ictericia?

La etiología de la ictericia por leche materna aún no es completamente clara. Se han asociado algunos factores de la leche materna como pregnanediol, cortisol, ácidos grasos no esterificados, beta glucoronidasa y el factor epidérmico.  También, se ha investigado sobre la posibilidad de factores genéticos como alteraciones en la enzima uridil-glucoronil-transferasa (UGT1A1) y asimismo, se está considerando que la microbiota de la leche materna tiene un rol en el control de los niveles de bilirrubina en la ictericia por leche materna. En ese sentido, el Bifidobacterium species presente en la leche materna podría proteger contra la ictericia por leche materna al reducir la absorción de bilirrubina.

¿Cómo se maneja?

El manejo de ictericia por leche materna depende de los niveles de las bilirrubinas; en la gran mayoría de pacientes se resuelve de manera espontánea y no requiere ninguna intervención médica. No obstante, si los valores son mayores de 12 mg/dl, se deben explorar diagnósticos diferenciales; si son mayores de 20 mg/dl, analizar si se necesita fototerapia. Es muy importante explicar a los padres que esta condición benigna se resuelve espontáneamente y que no debe suspenderse la leche materna o reemplazarla por fórmula infantil, porque la leche materna tiene todos los beneficios nutricionales e inmunológicos para el bebé y también, repercute positivamente en la salud materna.

gastropediatria-gastroenterologo-colombia

Si quieres leer más sobre el tema, puedes mirar
 
1. Preer G and Philipp B. Understanding and managing breast milk jaundice. Arch Dis Child Fetal Neonatal 2011;96: F461–F466.
2. Memon N, Wienberger B, Hegyl T and Aleksunes L. Inherited Disorders of Bilirubin Clearance.  PediatrRes. 2016; 79(3): 378–386.
3. Tuzun F, Kumral A, Duman N and Oskan H. Breast Milk Jaundice: Effect of Bacteria Present in Breast Milk and Infant Feces. JPGN 2013; 56 (3): 328–332.
4. Apaydin K, Ermis B, Arasli M, Tekin I and AnkaraliH. Cytokines in human milk and late-onset breast milk jaundice. Pediatrics International 2012; 54, 801–805.
5. Rosenthal F. Another Explanation for Breast Milk Jaundice. J of Pediatrics 2014; 65 (1): 10-11.
6. Lara-Villoslada F, Olivares M, Sierra S, et al. Beneficial effects of probiotic bacteria isolated from breast milk. Br J Nutr 2007; 98(1): 96–100.
7. Vitek L, Zelenka J, Zadinova M, et al. The impact of intestinal microflora on serum bilirubin levels. J Hepatol 2005; 42: 238–43.
8. Howarth G and Wang H. Role of Endogenous Microbiota, Probiotics and Their Biological Products in Human Health. Nutrients 2013, 5, 58-81.